domingo, 20 de junio de 2010

DESENCUENTRO

–¿Para vos cuáles son las dos palabras más odiosas? –preguntó ella mientras continuaba abrazándolo.

–Siempre y nunca ¿y para vos?

–Indiferencia y traición, y luego de un silencio agregó, entonces,  ¿nunca me vas a decir que me amarás siempre?

–Y… no, porque si algún día me resultaras indiferente me acusarías de traidor.

 

©Edith Vulijscher

8 comentarios: