domingo, 20 de junio de 2010

PENSIONADO

En momentos que la ciencia, a través de la inseminación artificial y la clonación, ha tomado el lugar del Espíritu Santo, Dios ha considerado seriamente renunciar a la Santísima Trinidad. Con hacerla de Diablo y engañar a los mortales ya tiene bastante.

©josé manuel ortiz soto

5 comentarios:

  1. Y pregunto yo: Se puede inseminar a Dios...

    ResponderEliminar
  2. Bien, conciso, directo y original.

    ResponderEliminar
  3. ? se presenta debatible, sermoneador, aunque preciso...

    ResponderEliminar
  4. Sema, Bauzabal, Torcuato y Héctor: gracias por la lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar