domingo, 20 de junio de 2010

EL VAGABUNDO

Julián estaba cansado, luego de trajinar todo el día arrastrando  sus viejos trastos,  se recostó contra una pared al reparo del frío tomándose un  pequeño descanso. 
Se durmió bajo el tibio sol;  pensando en todo el fárrago de cosas que había dejado pendientes por hacer.
El sueño profundo lo depositó en una pesadilla. Soñó  que  estaba desempleado y se había convertido en un vagabundo.
En ese momento se despertó sobresaltado y comenzo a reír  a caracajadas.

8 comentarios:

  1. claro, ya era un vagabundo. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Echando a un lado que el título no está en mayúsculas y que al final hay un error de dedos en la última palabra, me gusta mucho.:)

    ResponderEliminar
  3. No entiendo que fuera una pesadilla

    ResponderEliminar
  4. Cómica manera de enfrentarse a la realidad.
    Buen micro, me gustó

    ResponderEliminar
  5. Gracias por sus comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar