domingo, 20 de junio de 2010

EL SILENCIO DE LAS PALABRAS

            No las roba, sólo las toma prestadas. Siente el temblor de una frase, su latido, y la envuelve con una ráfaga llevándosela lejos, o cerca, o justo al lado. El viento conoce el significado de cada palabra por su forma de vibrar. Sabe que a veces tonto y ¡T O N T O! no son lo mismo. (Mi tonto...)

            -Te quiero –dice ella pero él no lo escucha. Un soplo de aire se acaba de llevar su voz.

            -¿Cómo?

            -Que te quiero.

            -Y yo más.

            Luego reparte las palabras...

            -¡No quiero volver a verte!

            -¿Qué?

            -Nada...

            En ocasiones las deja en las manos, u olvidadas sobre la almohada...

            -Ojalá hubieses estado aquí.

            -¿Dijiste algo?

            (...)

            O en los ojos, encima de la mesa, enredándose en el pelo, o tiñendo una flor... Y siempre alguien tropieza con ellas. Siempre.

            El aire-viento juega, se divierte... Sólo es un niño. Un vendaval.

 

© NiñoCactus

7 comentarios:

  1. ME GUSTA LA IDEA. El viento y las palabras enredadas.

    ResponderEliminar
  2. Bien, un micro-homenjae al vendaval

    ResponderEliminar
  3. Un interesante mini, que deja pensando. Como sugerencia: vería de integrar un poco en el texto la figura del silencio, del título, con la imagen del viento, protagonista.
    Y aprovecho para responderte, no tengo blog, pero te visitaré en el tuyo y veré si podemos intercambiar, quisiera sugerirte otras cosas sobre este mini que pienso que se podria mejorar.

    ResponderEliminar
  4. NiñoCactus nos haces caminar por tus palabras un envueltos en el silencio atento para saborear cada frase. Es absolutamente precioso.
    Un saludo!

    ResponderEliminar